17 julio 2016

Vivimos entre dos grandes Reinos

Anque en nuestro imaginario nos congregamos respecto a líneas invisibles que separan los "países, estados, municipios, comunidades...", existen líneas totalmente visibles que separan de manera natural los territorios continentales, llamados Reinos Biogeográficos, que a su vez se dividen en provincias biogeográficas. 

Éstas líneas se acomodan de acuerdo factores abióticos como la latitud planetaria, las corrientes oceánicas, la forma de los continentes, la fisiografia (relieve), la edafología (suelo), la insolación, la altitud y demás factores que determinan el clima y a su vez originan el arreglo de los factores bióticos como la flora y la fauna. 

A lo largo de la historia, diversos autores han dividido a México con éstas líneas visibles como las Regiones Botánicas de Humboldt (Caliente, Templada, Fría), Martens y Galeotti (Caliente de la Costa y de las Barrancas, Templada de la zona caliente, de los helechos arborescentes, de los pinos y de los cactus, región fría inferior, media y superior); Grisebach (Caliente, Fría del Altiplano, Templada Atlántica y Templada Pacífica); Hemsley (Norte y Sur), Smith (Región Neártica y Región Neotropical), Goldman y Moore (18 regiones), Stuart (17 regiones), Rzedowski y Reyna (Florísticas), Casas y Reyna (Herpetofaunísticas), Ramírez y Castro (Mastofaunísticas) y Ferrusquía (Morfotectónico-Bióticas). 



Aunado a la anterior partición natural del territorio continental, los grupos humanos han desarrollado su cultura de acuerdo a los atributos naturales que les rodean en la provincia biogeográfica donde se establecen, conformando así las regiones bioculturales, por ejemplo, grupos humanos de las llanuras desarrollan estrategias de adaptación a su entorno distintas a grupos humanos que se desarrollan en islas o en barrancas, desde su alimentación, vestimenta, vivienda hasta su lenguaje y cosmogonía, todo el conocimiento de los pueblos es reservorio vivo de las regiones bioculturales. 

 
Niños nadando en el río en una comunidad con vegetación de selva alta perennifolia.


La simulación de las líneas de los países ha delimitado y disgregado de manera forzada a las líneas naturales en las que se divide nuestro territrio, al grado de ser casi desconocidas para la mayoría de nosotros, por ende, se nos ha enseñado a conocer la biodiversidad de otras zonas antes que la propia, porque se nos incita a que ciertos modos de adaptación al entorno son mejores que otros, se nos ha adoctrinado subconscientemente que es más deseable por ejemplo, comer spaghetti antes que un plato de frijoles, o es mejor la simbología de un león que de un coyote. 


Parte fundamental de la crisis ambiental que vivimos se debe a que no valoramos la biorregión donde vivimos y mientras no entendamos que somos parte de biorregiones más que de países, la crisis ambiental no podrá ser confrontada. 

Si quieres conocer la biorregión donde habitas, localízala en el siguiente mapa, investiga si en ella hay regiones bioculturales y trata de adaptarte lo más posible a ella, es única e irrepetible en el mundo aunque se nos enseñe a replicar la cotidianidad de otras culturas.