11 mayo 2016

La Región Biocultural de la Huasteca (Parte 2)

BIODIVERSIDAD DE LA HUASTECA


Las áreas de riqueza biológica fueron definidas por primera vez como hotspots por Myers (1988) debido a concentraciones excepcionales de especies y altos grados de amenaza antropogénica, en donde los endemismos juegan el papel primordial para su delimitación. En dicho trabajo, se tomó en cuenta al ecosistema del bosque tropical y sus plantas vasculares endémicas, proponiendo 10 hotspots con 34,000 especies (27% de todas las especies vegetales en los bosques tropicales o el 13% de todas las plantas del planeta). Myers y colaboradores (2000), retomaron el tema y propusieron un nuevo mapa con 25 hotspots e incluso expandieron los alcances del termino hacia su capacidad de concentrar al menos el 0.5% de las especies de plantas del planeta.

En 2004 se realizó una nueva revisión de los hotspots, alcanzando 34 (Mittermeier et al., 2004) y más recientemente (Williams et al., 2011) se llegó a 36 hotspots que cubren 17.3% de la superficie continental y mantienen 77% de todas las especies endémicas de plantas y 43% de etodos los vertebrados terrestres. Aunque el concepto de hotspot no ha sido del todo aceptado (Marchese, 2014), sigue siendo la herramienta más eficaz para delimitar las áreas que imperativamente ncesitan ser conservadas.

México es considerado un país megadiverso que alberga alrededor del 10% de la biodiversidad planetaria (Mittermeier y Goetsch, 1997), situado en una zona de transición entre el reino Neártico y Neotropical (Halffter, 1976, 1978; Ortega y Arita, 1998; Escalante et al., 2005).

Myers (2000) incluyó a los bosques tropicales de México y Centroamérica como el hotspot de Mesoamérica, uno de los 9 “más calientes” del mundo y posteriormente Mittermeier y colaboradores (2004), anexaron el hotspot denominado bosques madrenses de pino-encino ubicado en las dos principales cadenas montañosas del norte del territorio: la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre Oriental. El hotspot de bosques madrenses de pino-encino presenta alrededor de 5,300 especies de plantas de las cuales 3,975 (75%) son endémicas, aunque debido a la falta de inventarios el porcentaje probablemente pueda ser mucho menor, no obstante, la característica primordial es su alta endemicidad de pinos (Pinus) (Contreras, 2004) y encinos (Quercus).

La región biocultural de la Huasteca queda incluida en un 90% dentro del Hotspot de Mesoamérica, un 5% dentro del hotspot de bosques madrenses de pino y encino y otro 5% quedan fuera (Fig. 10). 


Figura 10. Hotspots de Conservación Internacional (2011).

La región de la Huasteca es de las zonas con más agua de México y esto permite el mantenimiento de ecosistemas acuáticos que son especialmente primordiales para especies acuáticas como las algas, peces, anfibios e insectos.

Debido a la conformación orográfica de la Huasteca, en donde las montañas al oeste son la barrera entre la llanura y el mar, toda la lluvia proveniente del este choca con ellas y propicia que en la llanura haya múltiples ríos y manantiales en la Huasteca destacan los ecosistemas lóticos que se refiere a los ríos y arroyos o a los cauces con agua corriente, aunque también lénticos como lagunas y presas. El principal motor de estos ecosistemas es el Río Pánuco, que desde sus múltiples afluentes en la sierra va formando ecosistemas con características únicas de corriente, temperatura, ph, minerales presentes en el agua, umbría, sedimentación etc. 

Libélulas

Así mismo, los ecosistemas lóticos de la Huasteca Potosina son reconocidos mundialmente entre los investigadores entomólogos como el segundo “hotspot” más importante de México para las libélulas (González et al. 2011), en donde se han registrado alrededor de 104 especies, pero el número se irá incrementando con más investigaciones en los estados aledaños, de éstas especies de libélulas, la especie Progomphus amarillus es endémica, fue descrita en el año 2009 y solo se conoce de dos localidades: Taninul al este de Ciudad Valles y el Nacimiento de Huichihuayán. La especie Gomphus gonzalezii solo se conoce del nacimiento del río Coy en la localidad de Tambaque y del Río Bravo, y una especie del género Pallaemnema sp. aún no descrita solo se conoce de una localidad en el municipio de Xilitla. 



Mariposas

Otro grupo que de destacada biodiversidad en la Huasteca son las mariposas, éstas son muy sensibles a los cambios de temperatura, humedad, vientos y luminosidad, por eso los ambientes selváticos conservados de la Huasteca es donde más especies de mariposas hay en el noreste de México, tan solo en la Huasteca se han registrado aproximadamente 665 especies de mariposas (Glassberg, 2007) diurnas asociadas especialmente a ambientes cálido-húmedos. Se estima que si se llevan a cabo investigaciones sobre mariposas en la Huasteca, sobre todo de mariposas nocturnas, los números podrían rebasar varios miles, lamentablemente es un grupo poco estudiado en la zona y en México.

Peces

Los ambientes acuáticos de la Huasteca albergan 85 especies de peces dulceacuícolas, 25 primarias, 36 secundarias y 24 costeras que penetran desde el mar, de estas 85 especies, 32 son exclusivas o endémicas de la Huasteca, 10 de afinidad norteña y 22 de afinidad sureña (Miller , 2009).

Herpetofauna

Igualmente debido a la disponibilidad de agua y la predominancia de ecosistemas tropicales, la Huasteca alberga alrededor de 35 especies de anfibios y 90 de reptiles (Lemos y Dixon, 2013), entre ellos el cocodrilo (Cocodrilus moreletti) y diversas especies de serpientes y tortugas que están protegidas por la ley NOM 059. Además la Huasteca destaca la importancia como hotspot para los anfibios por ser un grupo muy vulnerable al calentamiento global, por ende se debe promover la conservación de los ambientes lóticos a las márgenes de ríos y arroyos que alimentan al río Pánuco.

Aves

En la Huasteca hay alrededor de 474 especies de aves ya sean residentes ocasionales, residentes permanentes o migratorias. La CONABIO definió Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves en México, en la Huasteca hay 13 (Fig. 11), pero destaca el AICA “Humedales del sur de Tamaulipas y Norte de Veracruz” debido a que las zonas costeras se mezclan con agua dulce en la desembocadura del Pánuco y es un foco muy atractivo para aves marinas, terrestres, acuáticas y migratorias, varias de ellas protegidas por leyes internacionales. Debemos destacar que las zonas inundables son particularmente importantes para las aves migratorias invernales debido a que la zona del Golfo de México forma parte de uno de los más importantes corredores migratorios del mundo, el llamado “Río de Rapaces” y todas están asociadas a llegar a zonas con agua debido a que hay una mayor cantidad de alimento. 

Figura 11. Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves en la Región Huasteca.

Mamíferos

En la Huasteca hay alrededor de 120 especies de mamíferos (Ceballos, 2014), de los cuales hay dos tuzas microendémicas (una en Tampico, Tamaulipas y otra en Súchil, Veracruz), una rata endémica del Cielo, Tamaulipas, un ratón endémico del mismo sitio, así como un mamífero extirpado: el mono araña, también habitan 12 especies protegidas por la Norma 059 SEMARNAT 2015 (Tabla. 1).

Tabla 1.Cantidad de especies de mamíferos de la Huasteca.


Especies
Número de especies
Número de especies en la NOM059
Número de especies endémicas
Tlacuaches
2


Manatíes
1


Armadillos
1


Osos hormigueros
1


Primates
1 (extirpado)


Conejos y liebres
3


Ratones de abazones
2


Tuzas
2

2
Ratones y ratas comunes
21

2
Puercoespines
1
1

Tepezcuintles
1


Musarañas
5


Felinos
5
4

Cánidos
2


Comadrejas, viejos de monte, nutrias y grisones
4
3

Zorrillos
2


Mapaches y Cacomixtles, Tejónes y Martuchas
4
1

Jabalíes
1


Venados cola blanca y temazates
2
1

Murciélagos de saco
1


Murciélagos de hoja nasal
22
2

Murciélagos bigotudos y de lomo pelón
4


Murciélagos de orejas de embudo
1


Murciélagos de cola libre
8


Murciélagos crepusculares
17







































Algas

Esto ha permitido que la Huasteca se destaque por poseer una gran cantidad de algas. Según estudios de Montejano (2004), en la región de la Huasteca hay alrededor de 233 taxa de algas de agua dulce propiciadas por las altas concentraciones de carbonato de calcio de los ríos y las condiciones climáticas cálido-húmedas de la región. 

Plantas vasculares

La magna obra del Francés Henry Puig (1991) “Vegetación de la Huasteca México” hace un recuento aproximado de 1875 taxas de plantas vasculares, pero hasta la actualidad no se ha vuelto a proponer otra cifra que indique la cantidad de especies de plantas que habitan la Huasteca, así como de sus endemismos, especies en riesgo o especies extintas. Hay muchos vacíos de información. La mayor cantidad de especies microendémicas se ubican en zonas montañosas de la Huasteca, pues debido a la intensa transformación de las llanuras. 


Remanentes de selva alta en el municipio de Xilitla, San Luis Potosí


Agrobiodiversidad

Enfocándonos en el maíz, México y Guatemala son el centro de origen del maíz en el mundo, aunque México es el principal por la gran cantidad de razas que las civilizaciones anteriores han domesticado en toda la geografía mexicana y en muchos eosistemas y la Huasteca no ha sido la excepción. Mesoamérica es considerada como una zona potencial para poder llevar a cabo acciones que fomenten su conservación a futuro, por ende forma parte primordial para un plan de soberanía alimentaria (CONABIO).

La Huasteca es una zona importante en la domesticación del maíz, en ella hay núcleos donde se cultivan hasta 7 razas diferentes de maíces nativos, como es el caso de la zona de Huejutla de Reyes en Hidalgo y Tantoyuca en Veracruz, así como en la Sierra Otomí-Tepehua en los municipios de Tenango de Doria, Hidalgo y Zacualpan, Veracruz. Son también importantes la Sierra Gorda de Querétaro, zona Nahua de Hidalgo, Veracruz y San Luis Potosí, así como la Huasteca de Tamaulipas en la Región conocida como El Cielo y el municipio de Ocampo, (Castro et al. 2013) (Fig. 12).

Figura 12. Razas de maíces nativos cultivados en la Huasteca.

Entre las razas de maíces más comunes en la Huasteca podemos mencionar: Tuxpeño, Vandeño, Ratón, Tuxpeño norteño, Dzib-Bacal y Nal-Tel.

Sitios prioritarios terrestres para la conservación según la CONABIO

“En las últimas décadas, la planeación sistemática surgió como una de las ramas de la biología de la conservación para brindar una guía clara y completa en el proceso de creación de sistemas representativos de áreas para la conservación. El uso de este enfoque en los análisis de vacíos y omisiones de conservación de la biodiversidad terrestre y acuática epicontinental permitió integrar diversos criterios biológicos e incorporar información acerca de las principales amenazas. Los sitios terrestres prioritarios para la conservación detectados en el análisis de optimización cubren 594,894 km2 (30.36% de la superficie), 12.9% de esta superficie se localiza en algún área protegida (que equivale a 3.9 % de la superficie continental del país). Las prioridades de conservación para los diversos ecosistemas y grupos de especies deben utilizarse para optimizar los recursos dedicados a las acciones de conservación; es imperativo mantener los hábitats conservados, restaurar los que requieren acciones más urgentes y albergan elementos únicos de la diversidad biológica, fortalecer las áreas protegidas, ampliar el abanico de instrumentos que contribuyen a la conservación y promover y apoyar a quienes han innovado en el manejo sostenible de los recursos. Diversos actores deben sumarse a de manera coordinada a la magna tarea de conservar y usar sustentablemente el patrimonio natural de México.” (CONABIO).

De acuerdo a lo anterior, la CONABIO propuso una red de polígonos denominados sitios prioritarios terrestres para la conservación, con categorías de prioridad dependiendo las amenazas a la integridad de cada polígono.

La Huasteca toca 111 polígonos que abarcan alrededor de 2,184,652.5 hectáreas dentro de alguna categoría, de las cuales 9 son de categoría de conservación extrema, 49 alta, 47 media y 6 baja (Fig. 13).

Figura 13.  Sitios prioritarios terrestres para la conservación.

Los polígonos se ubican mayormente en las sierras y los de categoría extrema están repartidos en la zona del Cielo en Tamaulipas, en la sierra Teenek de San Luis Potosí, en la Sierra Gorda de Querétaro y en zonas semiáridas de la sierra alta de Hidalgo, principalmente abarcando remanentes de bosques tropicales y bosques mesófilos de montaña.


Sitios Hidrológicos Prioritarios

La CONABIO también ha definido Sitios Hidrológicos prioritarios en México con la finalidad de delimitar aquellas áreas de interés para conservar ecosistemas relacionados al agua. Como ya se describió antes, la Huasteca se ve influenciada primordialmente por la región hirológica del Río Pánuco al centro con desembocadura en el Puerto de Tampico, y la CONABIO ha llamado a este sitio hidrológico prioritario como la Confluencia de las Huastecas junto con el Río Tamesi que abarcan alrededor del 75% del área y su caudal es imprescindible para la flora como las algas, la fauna acuática como peces, libélulas, invertebrados y también muchísimas especies de aves que están asociadas a los cauces y que muchas de ellas son residentes invernales o migrantes, así mismo y para las actividades económicas, mientras que en la cuenca del Río Soto la Marina al norte hay un área cárstica con cenotes denominada Cenotes de Aldama y donde también se desarrollan procesos hidrológicos complejos, de ahí su importancia (Fig. 14). 

Figura 14. Regiones Hidrológicas Prioritarias de la Huasteca.

El Corredor Ecológico de la Sierra Madre Oriental

A partir del año 2012, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas junto con la Agencia Alemana de Cooperación pusieron en marcha un proyecto de Conservación en la Sierra Madre Oriental, con la finalidad de crear un corredor de conservación desde San Luis Potosí hasta Veracruz, por lo que una parte de la Huasteca ha quedado incluída dentro del polígono de conservación llamado Corredor Ecológico de la Sierra Madre Oriental o CESMO que en la Huasteca abarca alrededor de 1,766,955 hectáreas lo que equivale al 27.6% (Fig. 15).


Figura 15. Corredor Ecológico de la Sierra Madre Oriental en la Huasteca.

Cada estado comprendido en dentro del CESMO ha venido realizando actividades de educación ambiental, monitoreo biológico, diagnósticos participativos y la delimitación de algunas áreas exclusivas de conservación como La Mesa de Huazalingo en Hidalgo donde se encuentran uno de los últimos relictos de selva alta de la Huasteca.

Problemas

El problema de la degradación ecológica que ha sufrido el territorio biocultural de la huasteca a través de malas prácticas de manejo de sus recursos, sumado al cambio en el clima que ha traído consigo la variación en la estacionalidad de la lluvia así como la inutilidad de los programas de gobierno en su intento fallido por promover el desarrollo de los pueblos indígenas y mestizos que habitan esta región, forman un raudal de malestares que han promovido la pérdida de los ecosistemas en una región tan diversa y heterogénea. 



A éstos problemas se suma la Reforma Energética con la posibilidad de re activar la vocación petrolera de la llanura de la Huasteca en el proyecto denominado: Aceites Terciarios del Golfo que pretende llevar a cabo la extracción de gas con el método de Fractura Hidráulica o Fracking que desde el 2010 amenaza con terminar de devastar los ya mermados ecosistemas que aún perduran en la llanura de la Huasteca y algunas zonas aledañas a la Sierra Madre Oriental. 


El Maestro Oscar Espinoza Vázques de la Universidad Veracruzana Intercultural sede Huasteca menciona para la Jornada: “Aceites Terciarios del Golfo es un proyecto que depredada la vida social, comunitaria, el medio ambiente, los sistemas de las Cuencas Hidrológicas en la región y está dejando empobrecida a la gente; esta devastación incluye un clima de inseguridad y grave prostitución de mujeres en la zona chica de la sierra del Totonacapan, en la Huasteca, víctimas de trata y feminicidio en la región”. 


La técnica de Fraking necesita millones de litros de agua para poder inyectarla al subsuelo mezclada con cientos de compuestos químicos con la finalidad de precisamente fracturar las rocas y liberar el gas, por lo que además de contaminar los mantos freáticos y ser fuente de toxicidad en zonas limítrofes a cada pozo, la amenaza de desabasto de agua es más amenazador para los ecosistemas y las actividades de los Huastecos. 

 

Debido a que el Fracking también será llevado a cabo en estados con condiciones de semiaridéz como Nuevo León y Tamaulipas en la llamada Cuenca de Burgos, el agua para realizarla será expropiada al Río Pánuco (Tramo Tampaon) a la altura del municipio de Ébano en San Luis Potosí con el Proyecto Monterrey VI, por lo que los ecosistemas acuáticos que dependen del caudal se verán afectados, mermando consigo las poblaciones de especies relacionadas al agua y protegidas por la ley como cocodrilos, nutrias y varias especies de distribución restringida y/o endémicas como peces, libélulas, mariposas y anfibios, así como las actividades de agricultura y pesca de subsistencia de las comunidades río abajo. 




Soluciones

Los problemas que ambientalmente enfrenta la Huasteca tienen solución, debido a la ganadería intensiva y la mono agricultura especialmente de caña y naranja, las antiguas selvas altas perennifolias que cubrieron gran parte del norte de Veracruz y la llanura de San Luis Potosí, así como las laderas de la Huasteca Hidalguense y Veracruzana desaparecieron casi en su totalidad, la solución es darle valor de nuevo a la vocación agroecológica y forestal de las parcelas que fomenten el aprovechamiento de recursos maderables y no maderables.


Sistema de pastoreo tradicional.

Sistema silvo pastoril.


Una solución será transformar los monocultivos de caña por cultivos agroecológicos de frutales, nopal verdura, especies forestales nativas como el palo de rosa (Tabebuia rosea), el cedro rojo (Cedrela odorata), el volantín (Zuelania guidonia) y zonas ganaderas estabuladas que acompañen los cañaverales. 


Monocultivo de caña.

Productos de huerto agroecológico.

Además de crear nuevas áreas naturales protegidas especialmente en zonas inundables cercanas a Tampico o los manglares de Tuxpan, acompañando a lo anterior se deberán promover la creación de corredores ecológicos como el del CESMO pero en la llanura con especies propias de pequeña pero funcional empezando por promover Viveros de Biodiversidad con especies 100% nativas y multipropósito como ya los hay en Veracruz (Pronatura Veracruz.


Vivero de especies nativas.

Otra solución sería crear centros de educación ambiental en los principales centros poblacionales debido a la gran ignorancia y desinformación que existe entre muchos pobladores de la Huasteca respecto a la crisis ambiental que se vive.

Centro Interpretativo Ecológico.

Finalmente agregaría que otra solución entre muchas sería promover el ecoturismo con rutas gastronómicas para conocer el proceso de la elaboración del azúcar, la cosecha de naranja en Álamo, la vainilla del Totonacapan, la cecina de Matlapa, el zapupe de Tantoyuca, el barro de Huejutla, los licores de Huichihuayán, los quesos de Cerro Azul y Ozuluama, los mariscos de Tamiahua etc. por mencionar algunos ejemplos de productos que tienen su sello único en la Huasteca. 



Sin embargo, la devastación por fracking es hasta cierto punto irreversible, porque contamina lo más valioso: las fuentes de agua. Ya se está llevando a cabo el Fracking desde hace años y hasta la fecha no hay soluciones posibles a las zonas devastadas en y alrededor de los pozos, así como se ve degradado el entramado de los procesos ecológicos, evolutivos y biogeoquímicos, también lo hace de manera alarmante el tejido social, entre despojos, corrupción, violación de los derechos humanos, trata de personas, enfermedades por contaminación, migración y pérdida de la identidad a ésta rica región biocultural vulnerada desde hace cientos de años y que todavía resiste. 





Bibliografía

  1. Barrientos, L. T. (2013). Julieta Valle Esquivel, Diego Prieto Hernández y Beatriz Utrilla (coords.), Los pueblos indígenas de la Huasteca y el semidesierto queretano. Atlas etnográfico, México, INALI/Universidad Autónoma de Querétaro/Instituto Queretano de la Cultura y las Artes. Diario de Campo, (12), 79-83. 
  2. Castro Nava, S., López Santillán, J. A., Pecina Martínez, J. A., Castillo, M., del Carmen, M., & Reyes Méndez, C. A. (2013). Exploración de germoplasma nativo de maíz en el centro y sur de Tamaulipas, México. Revista mexicana de ciencias agrícolas, 4(4), 645-653.
  3. Ceballos, G. (2014). Mammals of Mexico. JHU Press.
  4. Contreras, R. 2004. Gimnospermas. En: Luna I, Morrone JJ, Espinosa D (eds) Biodiversidad de la Sierra Madre Oriental: un enfoque multidisciplinario. CONABIO-UNAM, Mexico City, pp 137–148
  5. Cruz, M., J. Audón de la Garza, J. Barrón, J. Elizondo, A. Arredondo y H. Benavides. (2006). Plantaciones forestales mixtas para la Huasteca Potosina. Desplegable para productores No. 3. Febrero de 2006. INIFAP, CIRNE, Campo Experimental Huichihuayán y Fundación Produce San Luis Potosí A. C., 5 pp.
  6. Escalante, T., Rodríguez, G., & Morrone, J. J. (2005). Las provincias biogeográficas del Componente Mexicano de Montaña desde la perspectiva de los mamíferos continentales. Revista mexicana de biodiversidad, 76(2), 199-205.
  7. Espinal, J. A. L., & Dixon, J. R. (2013). Amphibians and reptiles of San Luis Potosí. Eagle Mountain Publishing.
  8. García, E. (1981). Modificación al sistema de clasificación climática de Koëpen. Instituto de Geografía Universidad Nacional Autónoma de México. 3ª edición. México. D.F. 252 pp. García. A. y S.
  9. Glassberg, J., & Glassberg, J. (2007). A swift guide to the butterflies of Mexico and Central America (No. C/595.789097 G5).
  10. González-Soriano, E., & Novelo-Gutiérrez, R. (2014). Biodiversidad de Odonata en México. Revista mexicana de biodiversidad, 85, 243-251.
  11. Gray, M. (2004). Geodiversity: Valuing and Conserving Abiotic Nature. Chichester, U.K.: John Wiley and Sons.
  12. Halffter, G. (1976). Distribución de los insectos en la Zona de Transición Mexicana.
  13. Halffter, G. (1978). Un nuevo patrón de dispersión en la zona de transicion mexicana: el Mesoamericano de montaña [insectos]. Folia Entomológica Mexicana.
  14. INEGI. (2011). Conjunto de datos vectoriales de uso de suelo y vegetación, escala 1:250000, serie V (continuo nacional). INEGI. Aguascalientes, Ags. México.
  15. INEGI. (2011). Conjunto de datos vectoriales de sistema de topoformas, serie 3 (continuo nacional), escala 1:250,000. INEGI. Aguascalientes, Ags. México
  16. INEGI. (2013). Conjunto de datos vectoriales edafológicos, escala 1:250000, serie II (continuo nacional). INEGI. Aguascalientes, Ags. México.
  17. Jonasson, C., Gordon, J. E., Kociánová, M., Josefsson, M., Dvorak, I. J., & Thompson, D. B. (2005). Links between geodiversity and biodiversity in European mountains: case studies from Sweden, Scotland and the Czech Republic. The Mountains of Europe: Conservation, Management and Initiatives, pp 57-70.
  18. Marchese, C. (2014). Biodiversity hotspots: A shortcut for a more complicated concept. Global Ecology and Conservation.
  19. Miller, R. R. M., Norris, W. L., & Soto, S. M. S. (2009). Peces dulceacuícolas de México (No. EE/597.092972 M5).
  20. Miranda, F., & Hernández, X. (1963). Fisiografía y vegetación. Las zonas áridas del centro y noreste de México. Ed. IMRNR. México, DF, 1-27.
  21. Mittermeier, R.A., Gil P.R., Hoffman M. et al. (2004). Hotspots revisited. Cemex, Conservation International and Agrupacion Sierra Madre, Monterrey, Mexico.
  22. Montejano, G., Carmona-Jiménez, J., & Cantoral-Uriza, E. (2000). Algal communities from calcareous Springs and streams in La Huasteca, central Mexico: a synthesis. Aquatic Ecosystems of Mexico. Status & Scope. Backhuys Publishers, The Netherlands, 135-149.
  23. Myers, N. (1988). Threatened biotas: “Hot spots” in tropical forests. The Environmentalist 8:1–2
  24. Myers, N., Mittermeier, R. A., Mittermeier, C. G., Da Fonseca, G. A., & Kent, J. (2000) Biodiversity hotspots for conservation priorities. Nature, 403(6772), 853-858.
  25. Ortega, J., & Arita, H. T. (1998). Neotropical-Nearctic limits in Middle America as determined by distributions of bats. Journal of Mammalogy, 79(3), 772-783.
  26. Puig, H. (1991). Vegetación de la Huasteca México estudio fitogeográfico y ecológico. Instituto de Ecología y Centre D´etudes Mexicaines et centramericaines 625 pp.
  27. Rzedowski J. (1978). Vegetación de México. Limusa, México D.F.
  28. Santucci, V. (2005). Historical perspectives on biodiversity and geodiversity. Geodiversity and Conservation. Volume 22, Númber 3 (2005): pp 29-34.
  29. Toledo, V. (2005). Potencial económico de la flora útil de los cafetales de la Sierra Norte de Puebla. Universidad Nacional Autónoma de México. Centro de Investigaciones en Ecosistemas Informe final SNIB - CONABIO proyecto No. AE019. México D. F.
  30. Urquijo, P. (2008). Paisaje, territorio y paisaje ritual: la Huasteca Potosina, estudio de geografía histórica. Tesis para obtener el grado de Maestro en Historia. Universidad Mexicana de San Nicolás de Hidalgo. Instituto de Investigaciones Históricas. 236 pp.
  31. Williams, K., Ford A, Rosauer D, De Silva N, Mittermeier R, Bruce C, Larsen FW, Margules C. (2011). Forests of East Australia: the 35th biodiversity hotspot. In: Zachos FE, Habel JC (eds) Biodiversity hotspots: distribution and protection of conservation priority areas. Springer, Heidelberg.