13 febrero 2011

Biogeografía sistemática


La clasificación biogeográfica

El primer problema al que se enfrento la biogeografía moderna fue la necesidad de poner orden en los conocimientos sobre la distribución geográfica de los seres vivos, tratando de organizarlos en un sistema  que se basare en el reconocimiento de regularidades y similitudes. En otras palabras un sistema que tratara de clasificar la superficie de la Tierra no a partir de rasgos geográficos o geológicos sino características biológicas. Desde el punto de vista conceptual esta operación  no difiere mucho de la de clasificar los seres vivos en grupos organizados jerarquicamente, evaluando sus características en términos de semejanzas y diferencias. Mediante un proceso de ánalisis comparativo de áreas de distribución, la biogeografía ha producido distintos sistemas de clasificación de la superficie terrestre. A lo largo de la historia, el primero fue la regionalización, que es un verdadero sistema, en el sentido taxonómico de la palabra , articulado en categorías y ordenado en forma jerárquica. Las categorías corológicas o corotipos, así como los patrones de distribución y los trazos generalizados (general tracks), si bien son todos resultado de generalizaciones basadas en las distribuciónes que coinciden de alguna forma, no se utilizan para intentar clasificar la superficie terrestre; más bien representan otras herramientas del análisis biogeográfico. Otro sistema de uso corriente, de gran interés en biogeografía aunque lo usen sobre todo botánicos y ecólogos, se basa en las llamadas unidades bióticas.

En el marco de los diferentes sistemas aquí mencionados, se definen las siguientes categorías:
  • Unidad Biogeográfica regional: queda definida como la acumulación estadisticamente significativa de lineas de fronteras de áreas de distribución. Por ejemplo los límites de la Region Oriental hacia el sureste están marcados por las fronteras de áreas de distribución que se acumulan en correspondencia con la línea de Wallace.
  • Categoría corológica o corotipo: se define como la cumulación significativa de áreas de distribución coincidentes. Por ejemplo, la categoría corológica bético - magrebina resulta de la superposcición de áreas que abarcan el sur de la Península Ibérica (=Bética) y el noroeste de África (=Magreb).
  • Trazo generalizado: queda definido como la superposcición estadisticamente significativa de lineas que conectan las áreas de distribución de elementos subordinados, integrando grupos monofiléticos distintos (single tracks). Por ejemplo, el trazo generalizado noratlántico resulta de la superposición de single tracks que unen áreas de grupos hermanos vicariantes a ambos lados de la parte septentrional del Océano Atlántico.
  • Unidad biótica regional: corresponde a la distribución geográfica de una formación biótica coherente. Por ejemplo, el distrito biótico  sonorense queda definido por los límites espaciales que abarca esta particular formación xerófila, que ocupa una parte del noroeste de México y territorios colindantes.
  • Patrón de distribución: corresponde a la distribución de un conjunto de organismos presentes --- como especies o como ancestros--- en el área involucrada a partir de una misma época. Por ejemplo el patrón de distribución mesoamericano de montaña queda definido como la distribución de elementos evolucionados a partir de la mitad del Plioceno en el núcleo centroamericano y asociados a la selva tropical de montaña y al bosque mesófilo de montaña, correspondientes a la zona ubicada entre el Itsmo de Tehuantepec y la depresión del Lago Nicaragua.
Fuente: Zunino, M. y A. Zullini. 2003. Biogeografía, la dimensión espacial de la evolución. Primera Edición en español. Fondo de Cultura Económica, México, D. F.